La titular del Área de Salud Materno Infanto Juvenil del Ministerio de Salud de la provincia, Karina Silva, contó que la beba de cuatro meses de Gualeguaychú a la cual se le encontraron rastros de cocaína en la orina y que murió esta madrugada en el hospital de Paraná “vivía con su abuela y la madre tenía restricción de contacto”, pero aclaró que “es un caso judicializado” en el cual intervino la Fiscalía correspondiente.

En ese marco, aseguró que “el problema de las adicciones es muy complejo y muy serio” y especificó que “en la actualidad alcoholismo y adicciones constituyen el 25 por ciento de las internaciones hospitalarias”; porcentaje que consideró “muy importante”.

Explicó asimismo que “a partir de la nueva ley de salud mental el problema de las adicciones se incluye como un problema sanitario, con lo cual estamos preocupados y ocupados en responder a la complejidad que tiene el tema”.

En tal sentido, sostuvo que “la respuesta no puede estar dada solamente desde el Ministerio” porque “como todo tema complejo no puede ser solo pensado desde un componente sino que somos varios los Ministerios que debemos intervenir para dar respuesta”. “Se está trabajando intensamente desde el Ministerio para articular las acciones necesarias a fin de fortalecer nuevas estrategias”, señaló. Admitió además que “casos de este tipo se dan con relativa frecuencia”.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) Silva explicitó que la muerte de la beba de Gualeguaychú “es un caso judicializado con lo cual hay reservas de la información” aunque contó que “se trataría de una bebé que vivía con su abuela y su madre tenía restricciones de contacto”. “Interviene la Fiscalía quien traslada a la menor -mediante la policía- al hospital Centenario y de allí la Fiscalía es quien define el traslado al hospital San Roque. Durante el viaje se le realizan procedimientos de reanimación, de modo tal que interviene también el hospital de Nogoyá y una vez estabilizada continúa al viaje para llegar a Paraná casi sin signos vitales”, relató.

En ese marco, la funcionaria aseguró que “el problema de las adicciones es muy complejo y muy serio, que reviste un montón de aristas porque en la actualidad alcoholismo y adicciones constituyen un porcentaje muy importante de internaciones hospitalarias: constituyen el 25 por ciento de las internaciones”.

Explicó asimismo que “a partir de la nueva ley de salud mental el problema de las adicciones se incluye como un problema sanitario, ya que antes tenía un perfil de otro orden porque era más considerado como un delito que como un problema de salud, con lo cual estamos preocupados y ocupados en responder a la complejidad que tiene un tema en el cual no tenemos una larga trayectoria como estrictamente de salud”.

“Al ser un problema de salud está atravesado por determinantes sociales y el componente biológico, peor este tipo de problemas que tiene una complejidad muy importante produce un importante número de internaciones por alcoholismo y/o adicciones y cuando suceden este tipo de acontecimientos es realmente un drama sanitario”, agregó.

En cuanto a la cantidad de niños en situaciones familiares problemáticas, Silva reiteró que “al ser considerado como un problema sanitario, el tema de las adicciones tiene una complejidad que requiere una preocupación mayor porque la respuesta no puede estar dada solamente desde el Ministerio, y hay mucha preocupación en relación al número de madres adolescentes”.

De todos modos, si bien no pudo especificar “el número preciso del crecimiento en el componente de adicciones”, aseguró que “se está trabajando intensamente desde el Ministerio para articular las acciones necesarias a fin de fortalecer nuevas estrategias, porque este tipo de problemas se tratan como problemas sanitarios a partir de la nueva ley de salud mental”.

“Como todo tema complejo no puede ser solo pensado desde un componente sino que somos varios los Ministerios que debemos intervenir para dar respuesta”, explicitó.

Admitió además que “casos de este tipo se dan con relativa frecuencia” pero explicó que “las evaluaciones de las pacientes no pueden hacerse de manera obligatoria sin el consentimiento de la paciente y para hacer algun tipo de detección en orina de un bebé se hace en base a la anamnesis que se le hace a la madre”. (N.R.: anamnesis: Conjunto de datos que se recogen en la historia clínica de un paciente con un objetivo diagnóstico).

“Hay cuestiones vinculadas al derecho del paciente y su privacidad y toda intervención debe ser con el consentimiento del paciente, y en este tipo de situaciones cuando hay antecedentes o se detecta en la anamnesis de la madre que puede haber algún consumo, se realizan estos procedimientos en los niños”, explicó.

Fuente: Análisis Digital.
Policiales

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]