La Asociación de Amigos del Museo Agrícola, Regional de Sociedad Rural, donó al Museo de la Memoria Popular el fondo documental del ex Frigorífico Gualeguaychú, un material de archivo importantísimo para el conocimiento y la investigación de la historia de nuestra ciudad.
El fondo reúne planos, memorias y balances, legajos y registros de haberes, entre otros.

"Es necesario que las generaciones futuras conozcan esta preciosa realidad que marcó la vida de casi tres mil familias de Gualeguaychú, y es imprescindible que se encuentre en un lugar más accesible a todos”, expresó Jorgelina Dezorzi, integrante del Asociación de Amigos del Museo Agrícola.

“El Frigorífico Gualeguaychú es un edificio que nos mira y nos pide que no lo olvidemos, es un barrio que guarda anécdotas y experiencias, es historia que nos enaltece y merece ser conocida", agregó.

Cabe destacar que el rescate y conservación de este patrimonio comenzó hace más de 10 años. A fines de 2005, integrantes de la Asociación de Amigos del Museo Agrícola iniciaron este trabajo de puesta en valor del material en las instalaciones del Frigorífico Gualeguaychú en el marco del Programa Identidad Entrerriana que subsidiaba emprendimientos culturales con fondos del CFI.

Gracias a ese subsidio se pudo avanzar sostenidamente en el rescate y acondicionamiento de aproximadamente del 10% de la documentación.
"Esta donación es importantísima para el Museo de la Memoria Popular de Gualeguaychú, en su sentido de construir la historia de nuestra comunidad desde aquellas realidades cotidianas", expresó Natalia Derudi, responsable de Patrimonio y Museos de la Municipalidad.

"Eran aproximadamente 900 metros lineales de documentos, integrados no sólo por el material propio del archivo, sino también por mucha documentación dispersa por el resto de las instalaciones, que se rescató e incorporó, luego del recorrido por todas las secciones. En esta tarea participaron además los Bomberos Voluntarios de Gualeguaychú, colaborando activamente en el traslado de documentación", explicó Natalia Derudi.

"El mal estado de conservación del fondo planteaba la necesidad de tratamientos específicos de limpieza, depósito y posterior clasificación, para asegurar su pervivencia y abrirlo a la consulta, sin que eso significara el deterioro y la pérdida del material para las futuras generaciones de investigadores y público en general", agregó Derudi.

En la actualidad la documentación se encuentra en el mismo edificio, en un espacio acondicionado para tal fin y se brinda la posibilidad de acceder a la investigación y consulta de los documentos ya acondicionados.
Cultura MEMORIA

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]