"En materia ambiental, la globalización en el sistema de producción tecnocrático –financiero que nos rige, impone una máxima: ”pensar global, actuar local”, inicia el comunicado enviado a R2820 por el docente de la cátedra de Política Ambiental (UADER -Gestión Ambiental) y de la cátedra de Criminología (UNL -Derecho), Dr. Eduardo García Jurado.

"Si bien somos conscientes que el modelo de desarrollo global basa su sustento en el poder económico-financiero, y que este “determina” las políticas que deben desarrollarse en todo el planeta, no es menos cierto que los beneficios “derramados” nos lleva al umbral de catástrofe (Niklas Luhmann), lo cual implica la imperiosa necesidad de un cambio urgente, para salvar la casa común", manifestó.

"Hoy los científicos, académicos, los dirigentes políticos, religiosos, sociales y la comunidad, que piensa y actúa en función del bien común, sin ser representantes de los intereses en juego, están de acuerdo en la necesidad de cambiar el modelo rentista que no repara en los daños que causa, teniendo sólo en la mira el máximo de ganancias materiales", continuó el texto.

"La encíclica LAUDATO SI del Papa Francisco, del año 2015, describe y denuncia todos y cada uno de los problemas ambientales-incluido los agrotóxicos-, vigentes y generados por el sistema tecnócrata- financiero. Tal es así, que la sana dirigencia aludida, la cual ya había desarrollado los problemas de la sociedad del riesgo (Ulrich Beck), que nos lleva al “umbral de catástrofe, hoy pide que dicha encíclica se cumpla . Hay que poner límites al “crecimiento infinito, que ha entusiasmado tanto a economistas, financistas y tecnólogos…” que actúa bajo el llamado optimismo tecnológico, el cual supone que si hoy puede haber afectación del ambiente, mañana vendrá la solución. Postura enmarcada en la decadente modernidad, la cual sustenta sus ganancias en falsos relatos (posverdad)", explicó el abogado y docente universitario en la misiva.

Acerca del debate sobre una nueva ordenanza para regular agroquímicos y prohibir el glifosato

"A nivel local, siendo indiscutible el grave grado de toxicidad del glifosato y otros agrotóxicos, pese a posiciones nacionales y también de algunos provinciales, que hacen referencia directa o indirecta a la inocuidad de ciertos “agroquímicos”, debemos bendecir la discusión del Concejo Deliberante de Gualeguaychú, más allá de las motivaciones de origen", opinó.

"Nosotros, todos los ciudadanos, por intermedio de la organización que sea, tenemos que participar y opinar, como se está haciendo. Decíamos “pensar global, actuar local”, por lo tanto sin perder de vista que estamos en la periferia del mundo descripto, empero, podemos actuar local. En este sentido, todo lo que afecte a nuestra ciudad, nos impone el máximo de racionalidad, prudencia y ejecutabilidad", sumó García Jurado.

“Los términos medios son sólo una pequeña demora en el derrumbe”; “...hay que asegurar una discusión científica y social que sea responsable y amplia, llamar las cosas por su nombre (puntos 194 y 135 Laudato Si), de tal suerte que para Gualeguaychú tenemos que ordenar la prohibición de todo aquello que afecta al medio ambiente", manifestó, a la vez que aclaró: "Pero, debemos tener en cuenta que las mejores intenciones, en eso quedan si no legislamos de manera tal que la aplicación, el control y la sanción al mandato prohibitivo, sea de efectiva aplicación".

"No legislar, es igual a la hipocresía del dictado de una norma de imposible aplicación, por falta de presupuestos para su instrumentación adecuada, con un esquema de aplicación y punición en tiempo y forma", concluyó.
Debate sobre la prohibición del glifosato

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]