Norman Robson

@Gualeguay21

Todo misterio

Un empresario deja la ciudad, presuntamente con la idea de volver al rato, pero, a mitad de camino, por alguna extraña razón, se detiene en el medio de la nada, cierra la camioneta y desaparece, iniciando otra historia de misterio que sacude a Gualeguay.

Lo que se sabe con certeza es que el viernes pasado, poco antes de las ocho de la noche, el empresario dejó Gualeguay, solo, a bordo de su camioneta Toyota, rumbo al norte por ruta 12, y que, a la altura de La Garibaldina, giró en U, dejando las huellas sobre ambas banquinas, para detenerse, bajarse y cerrar la camioneta con llave sin dejar ninguna muestra de violencia.

Hasta allí los hechos, y a partir de allí el misterio con poco lugar a elucubrar hipótesis.

Los rastrillajes con drones, perros y helicóptero, sobre una región agrícola, sin vegetación que dificulte la búsqueda, fue negativa. Solo un perro de rastro olfateó al empresario pero lo perdió apenas cruzó la ruta, a la altura de donde se había detenido.

¿Se subió a otro vehículo? ¿Al de quién? ¿Un encuentro concertado? ¿Fue interceptado? Sea como sea, no hubo violencia, al punto de que giró en U normalmente. O sea, resulta más probable que haya sido conocido y que, también, haya aceptado subir al otro vehículo.

Por otro lado, alguien dijo que iba a un encuentro de negocios, pero, según se desprende de la información obtenida, eso no era cierto, y, en realidad, no se habría sabido a donde iba. ¿Pensaba realmente volver esa noche? Y si fue así... ¿A donde iba y a qué?

Un empresario deja la ciudad, pero no se sabe a donde, ni si volvería al rato, y, en el camino, se encuentra con una o más personas, muy probablemente conocidas, de confianza. Por eso gira en U, se detiene en el medio de la nada, cierra la camioneta, y se va con esa o esas personas.

Todo bien, hasta que nunca más volvió.

¿Porqué encontrarse en un lugar como ese y ya de noche? ¿A donde pueden ir dos, o más, personas a la noche desde un lugar como ese? ¿Fue una trampa? ¿Fue un encuentro a escondidas? ¿Algo salió mal? ¿O solo fue todo montado por alguna extraña razón? ¿Para qué? ¿Para escaparse del país? ¿Negocios, pasión, dinero, odio…?

El carácter pacífico de la desaparición acota cualquier elucubración perniciosa sobre un secuestro o un suicidio, y abre un amplio e imaginativo abanico de hipótesis, solo limitadas por la imaginación y no por los indicios, ya que de estos hay muy pocos. Solo impera el misterio.

(*) Norman Robson es periodista del portal Gualeguay21.

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]